¿QUÉ ES EL BIOMETANO?

El biometano puede producirse a partir de la depuración del biogás generado por digestión anaerobia, o bien a partir del lavado del gas de síntesis generado en la gasificación de la biomasa, siendo 100% renovable. También se incluye el metano del proceso Power-to-Gas, cuando la energía eléctrica utilizada se ha generado a partir de fuentes renovables y el hidrógeno se convierte biológicamente en metano en el digestor, conjuntamente con el C02.

¿CÓMO Y DESDE DÓNDE SE PRODUCE EL BIOGÁS?

El biogás lo genera una amplia variedad de sustratos, ya que puede originarse a partir de desechos biológicos, tales como residuos agrícolas (paja, cultivos intermedios, estiércol, etc.), cultivos energéticos, lodos de aguas residuales, residuos orgánicos domésticos e industriales.
El biogás lo produce una bacteria mediante la digestión anaerobia (AD) de sustratos orgánicos en ausencia de oxígeno. La composición química del biogás no tratado consiste en un 50% a 75% de metano (CH4), un 25% a 50% de dióxido de carbono (CO2) y el resto está compuesto por vapor de agua (H2O), trazas de oxígeno (O2), nitrógeno (N2) y ácido sulfhídrico (SH2). Al gas generado se le puede eliminar el agua y el ácido sulfhídrico. Lo mas frecuente es utilizarlo para la producción conjunta de electricidad y calor (CHP).
Es de resaltar que el biogás/biometano es un biocombustible avanzado ya que una gran parte de las hemicelulosas y celulosas se degradan de forma natural. Con un pretratamiento apropiado, la degradación aumenta de manera sustancial.

DEPURACIÓN DEL BIOGÁS EN BIOMETANO

Para poder inyectar el biogás en la red de gas natural o emplearlo como combustible para vehículos debe ser depurado, lo que significa quitarle el dióxido de carbono por lo que se incrementa el porcentaje de metano, normalmente por encima del 96%, de forma que cumpla los estándares de calidad del gas natural.

¿CÓMO PUEDE USARSE?

Debido a que la composición química y el poder energético del biometano son muy similares al del gas natural, puede utilizarse igualmente que aquel y con los mismos fines:

– Inyección en la red de gas y ser usado como sustituto del gas natural mezclándolo en cualquier proporción.

– Combustible para vehículos

¿CÓMO DE SOSTENIBLE ES EL BIOMETANO?

Ya que para la producción de biometano mediante digestión anaerobia puede emplearse una amplia variedad de materias primas, también varían sus características medioambientales, pero
son notablemente mejores que en el caso de fuentes fósiles de energía.
Además, debería tenerse en cuenta al calcular la sostenibilidad del biometano, la reducción de emisiones debido a la valorización como fertilizante del digestato. Cuando se utilizan digestatos
como fertilizantes orgánicos para cultivos y mejora del suelo, se ahorran los costes de producción de fertilizantes minerales y se evitan las emisiones de dicha producción. Pueden ahorrarse hasta 13 kg CO2 equivalente por tonelada, cuando los fertilizantes minerales se sustituyen por digestatos.

¿DÓNDE SE PRODUCE Y EMPLEA EN EUROPA?

Actualmente el biometano se produce en 15 países europeos y es inyectado en la red de gas natural en la mayoría de ellos. En total hay más de 200 plantas depuradoras en Europa.
El biometano producido es casi en su totalidad inyectado en redes de gas natural y utilizado para generar electricidad y calor (CHP), pero se está haciendo cada vez mas popular su uso como combustible para transporte: en Suecia el uso de biometano como combustible ya ha superado al CNG (Gas Natural Comprimido) con una participación de mercado del 57%, y en Alemania su participación se duplicó en un solo año (2012) del 6% a más del 15%.

¿CUÁL ES EL POTENCIAL DE BIOMETANO?

Actualmente la producción total de biogás en Europa se corresponde con aproximadamente el equivalente a 14 billones de m3 de gas natural. El volumen de producción prevista de biogás en los PANER para 2020, es de unos 28 billones de m3 equivalentes de gas natural. La EBA (European Biogas Association) estima que se generarán unos volúmenes de biogás sustancialmente mayores en 2020, sin ningún impacto negativo en las tierras de cultivo para la producción de alimentos y piensos. De hecho, la rotación de cultivos y el reciclaje de nutrientes y materia orgánica mediante digestatos, mejora incluso la productividad global de las granjas.
El consumo de gas natural como combustible para vehículos está en unos niveles actualmente de 2 a 3 billones de m3. La NGVA (Natural & bio Gas Vehicle Association) prevé un incremento de esta cifra a 10 a 15 billones de m3 en 2020 (alcanzando una participación de mercado del 5% en el sector del transporte). Si en 2020 únicamente se depurase entre un 3,5% a un 5,4% de biogás a calidad de carburante, estos volúmenes serían suficientes para alcanzar una cuota renovable de mercado del 10% en el consumo de combustibles CNG/LNG (Gas natural comprimido/Gas natural licuado) para vehículos, o un 0,5% de participación en el mercado del consumo total de energía en el transporte.

¿CUALES SON LAS VENTAJAS Y LAS OPORTUNIDADES?

El biometano es un combustible comercialmente viable, con la condición de que esté exento de impuestos y/o se le garanticen otros incentivos fiscales: puede apoyarse en las infraestructuras existentes para el gas natural, la tecnología para su depuración está madura y ha sido probada.
El gas verde proporciona varias ventajas en Europa: contribuye a los objetivos climáticos europeos reduciendo las emisiones de CO2 equivalente mejorando la calidad del aire (sustituyendo a combustibles fósiles se reducen masivamente partículas (<PM10) y emisiones de NOx) anticipándose a la seguridad de suministro e independencia energética europea de terceros (inestables) países.
Además, el uso del digestato como fertilizante cierra el ciclo nutritivo en ecosistemas regionales y evita las emisiones de CO2 que serían liberadas debido a la producción de fertilizantes minerales.
La producción de biogás y biometano genera además empleos verdes en zonas agrícolas.
Por otra parte, el biometano es el combustible energéticamente más eficiente, siendo ahora ya el primer biocombustible de segunda generación ampliamente disponible.

¿CUALES SON LOS RETOS (Y SOLUCIONES)?

La EBA está especialmente comprometida en la eliminación de los principales inhibidores que impiden el completo desarrollo del biometano:

– Insuficientes incentivos fiscales: Los actuales planes nacionales de apoyo establecidos para las energías renovables, tienden a limitarse a la electricidad verde mientras que el gas verde se queda a menudo fuera de dichos sistemas. Además, los regímenes fiscales en Europa deberían ofrecer incentivos para el biometano similares que para los combustibles líquidos (en base a unidades de energía). La futura Directiva sobre Fiscalidad de la Energía, así como los regímenes de ayudas deberían reconocer el importante papel que juega el biometano en la descarbonización del sector de la energía en Europa.

– Falta de cooperación transfronteriza: Las diferentes normas técnicas y sistemas de certificación, así como la reticencia de los Estados Miembros para aprovechar los mecanismos de cooperación de la UE (establecidos en la Directiva de Energías Renovables), impiden el desarrollo de un comercio transfronterizo. Dentro del proyecto de la UE, GreenGasGrids, EBA contribuye a la creación de una plataforma para registrar el biometano a nivel nacional que ayude a eliminar las barreras entre fronteras. La UE debería apoyar con todos los medios disponibles la cooperación entre países, lo que además impulsaría el mercado interno de la energía

– Falta de una normativa común europea sobre la calidad del gas para acceder a la red de gas: Todos los países que inyectan biometano en la red han desarrollado normas de calidad nacionales, que, desafortunadamente, difieren considerablemente entre ellas. El grupo de trabajo CEN (Comité Europeo de Normalización) TC408, que recibió el mandato de la Comisión Europea en 2010 y está asesorado por la EBA, está trabajando en el desarrollo de las normas en la UE para la inyección en red y el uso como combustible para vehículos.

– Insuficiente infraestructura para combustibles CNG/LNG para vehículos: No es suficiente en la mayor parte de Europa la red de estaciones de servicio de gas ni el número de vehículos propulsados por gas. La EBA da la bienvenida a las medidas introducidas en la Comisión Europea para una energía limpia para el transporte (European Commission’s Clean Power for Transport Package) que tiene como objetivo el fomento de la infraestructura europea del gas.

– Falta de reconocimiento político: A niveles nacionales sólo unos pocos Estados Miembros han establecido objetivos específicos para el biometano. Incluso a nivel Europeo, rara vez se menciona al biometano de forma explícita en documentos políticos o legislativos; habitualmente está incluido en términos de gas natural o biocombustibles e incluso ignorado en modelos de trabajo y evaluaciones de impacto. La falta de reconocimiento político es en gran medida consecuencia del desconocimiento: la EBA, conjuntamente con sus socios, continua constantemente informando a los responsables políticos de la producción y uso del biometano.

Fuente: EBA (European Biogas Association)